Eliminar el polvo con aspiradora o aire bajo presión sin frotar.

Limpiar con una esponja o un cepillo suave humedecido con agua y jabón

No utilizar disolventes ni sustancias abrasivas susceptibles de deteriorar el revestimiento del tejido

Aclarar con agua limpia y secar con la tela completamente desplegada.

Utilizar una goma vegetal para eliminar las manchas superficiales

Si tu cortina se dañó, llamar a ROLLERCICA